Organización para las mentes dispersas de personas que trabajan desde casa

Uno de mis primeros cursos online era sobre organización en la casa, se llaman Minimalismo en Casa y durante 12 semanas, atacábamos un lugar especial. Mucho antes de Marie Kondo y demás. Las personas que me conocen se van a reír mucho de mí.  Porque dicen que no soy para nada organizada. Pero la verdad es que se vendió bastante y a muchos les gustó, especialmente porque estaba hecho por alguien que realmente sufría la desorganización. No se me daba naturalmente, entonces me permitía conectar desde el mismo «dolor» con el resto.

A ver, la inteligencia espacial la tengo muy desarrollada. No es que carezco de sentido de la organización.  Lo que me juega en contra es el híper análisis de todo. Y que además me aburro muy rápido.

  1. Querer que cada cosa o espacio tenga un criterio útil de uso, así luego es más fácil y rápida la búsqueda.
  2. Mi necesidad de hacer las cosas una sola vez y bien. Me frustra tener que hacer las cosas más de una vez.
  3. Mi frustración porque sé que me va a llevar mucho tiempo (especialmente por esto del híper análisis).
  4. Mi necesidad de tener las cosas ordenadas. Porque sé que así puedo pensar mejor y más claramente. No es que solo lo que creo, lo necesito. Por ejemplo: para empezar a cocinar si o si tengo que tener los platos y la cocina limpia. Si no, no me organizo bien.

Es una combinación fuerte, que termina generando el efecto contrario: Parálisis por análisis.

Envidio a la gente que no piensa tanto y hace. De verdad. Intento hacerlo siempre, pero me supera. Por eso, he usado distintas estrategias para poder mantener el orden en mi casa y personal.

Hace unas semanas compartí que apps y herramientas usaba en el día a día. Hoy te muestro cómo las uso, con qué criterio y como las he adaptado a mi propio uso.

Mis micro sistemas de organización

Agenda

Uso el Bullet Journal desde hace un año sin cambiar ni entusiasmarme por otros sistemas más brillosos. En serio. Hay personas que tenemos problemas con esto.

Me gusta que no me caso con ninguna estructura, aún con la misma organización del bullet journal. De vez en cuando cambian mis necesidades y esto me lo permite.

Me sirve muchísimo escribir. Ya explique cómo uso el bullet journal acá. Sin embargo, cuando estoy fuera de casa anoto todo en el Wunderlist. Lo hacía en las notas del mismo celular, pero con esta app se sincroniza en la compu y en el celu. Es súper liviana y ágil.

Como no uso cartera, lo único que llevo es el celular y a veces la billetera (si es que no tengo bolsillo para el billete o la de débito).

Todas las semanas dibujo la tabla de horarios. Si bien muchas actividades se repiten y me sé los horarios de memoria, necesito hacer ésto regularmente. Voy anotando las que se agregan y puedo ver los espacios vacíos.

Uso el google calendar para las actividades en que tengo que cumplir horario. Por ej.: turnos de Dres., actividades de los niños, alguna reunión especial, etc.

Celular

Sé que todos se quejan de su adicción y tal. La verdad es que el uso que le doy al celular no me jode. Sea mucho o poco, sea adictivo o no. No me molesta estar sin celular, especialmente si estoy con mis hijos. Porque lo más importante está conmigo asique no me interesa nada más. Sin embargo, sí lo uso cuando estoy con ellos. A veces se quejan sí, pero para mí es una herramienta de trabajo, una herramienta de comunicación, un dispositivo para una desconexión que necesito regularmente.

Levantarme temprano y establecerme horarios

Hace un par de años había comenzado a despertarme a las  5.30 – 6. Me encantaba. Luego dejé una semana y nunca más pude hacerlo así casi naturalmente. Pero hoy lo tengo que hacer si o si para llevar a mi hijo a la escuela.

Ponerme horarios (casi fijos) para trabajar. Generalmente es de 8 a 11am y de 14 a 17. Pero si algún día no puedo, otro lo recupero. No me frustro con esto pero trato de cumplirlo y más que nada defenderlo. Entendí que nadie lo va a respetar si yo misma no lo hago.

Por ej. A la tarde mi hijo está libre. A veces me pide ir a comprar los materiales de la escuela, o que lo lleve a lo de un amiguito. Podría re hacerlo, pero digo que no. Es mi horario de trabajo.

Si un día tengo un acto o simplemente tengo ganas de irme a tirar al rio a comer sándwiches, lo hago.  Sé que yo  misma no me abuso de esto. Porque afloró la responsabilidad (de esto más adelante porque da para tema mas largo).

Organización de las comidas y la limpieza de la casa

Casi todos los domingos pongo en un papelito los días y anoto que comidas voy a cocinar esos días. Me hago una lista de que cosas tengo que comprar y solo compro eso. Me puse un presupuesto para gastar por día y hay semanas en que puedo ir varias veces. No me molesta. Prefiero ir más veces, pero gastar menos.

Casi siempre, los lunes son de milanesa. Las carnes van al mediodía, a la noche algo más liviano. Este año hice más sándwiches y omelettes.

Con respecto a la organización de la limpieza que ¡ojo! limpiar no es lo mismo que ordenar. Durante muchos años sufrí con esto, hasta que me saqué de encima los prejuicios que:

  1. Una mujer, mamá o quién sea, debe saber limpiar su casa. Y no solo saber, si no tener y  querer hacerlo. Y si no quiere, lo tiene que hacer igual.
  2. Que contratar ayuda con la limpieza es para determinado nivel de ingresos, estilo de vida o tiene que estar justificado porque trabajas todo el día.

Una de las mejores cosas que hice para mí, para mi casa, y especialmente para mis hijos es contratar ayuda con la limpieza. Viene una vez por semana 3 hs. Y la tranquilidad mental y emocional que me da es impagable.

Hay pocas cosas que hago yo que me permiten sentir que vivo en un lugar as ordenado y limpio. Trato de mantener durante la semana:

  • Vivo en calle de tierra y tengo animales, asique barro varias veces al día.
  • Ventilo con las ventanas abiertas todo el año. Aun cuando nieva.
  • Me hago la cama todos los días (desde que me di cuenta el beneficio mental que me da tenerla hecha, lo hago sin problemas)
  • La ropa me acostumbré a guardarla y no tener nada en los pies de la cama. Excepto una sola gata (de los 3 que tengo) que es su lugar.
  • Comencé a comprar lavandina. Nunca la quise usar por varios motivos (ecológicos, funcionales, infantiles, etc.). Es increíble como limpiar con eso ya de por si te da la sensación de que está limpio. Sea verdad o no, el posicionamiento que tiene es genial.
  • Acepte de una vez por toda la sugerencia-regalo de mi mama por el lampazo y el baldecito ese escurridor. Vez numero mil que le di la razón. Incluso la llame para decirle que gracias por eso.
  • Me deshice de muchas cosas. Muchas. Cada tanto hago limpieza. A veces vendo, otro regalo (para que otros vendan) y otras veces dono.

Lo que más sufro son algunos lugares que no uso a diario y que si se despelotan priorizo otras cosas antes de ponerme a ordenarlos.

Conocer mi propio ritmo, ciclos y momentos

Por último, después de todo esto que de tan solo leerlo puede dar ansiedad. Puedo decir que hay algo que ningún sistema, ni consejo, ni obligación superior va a hacernos organizar mejor que el autoconocimiento. Comencé a darme cuenta que tenía ciclos. No solo los menstruales. Otros. Todavía no identifico con qué se dan, si es la luna o que. Pero hay momentos (pueden ser desde un solo día hasta semanas enteras)  en que estoy súper motivada a limpiar y ordenar. Y otros que no, que por más que me fuerce y me obligue (porque lo he hecho) no consigo terminar nada.

Esto se llama: Ir con la corriente propia. Y entre eso y la creación de mis propios sistemas, me ha hecho sentir mejor conmigo misma y especialmente con la vida que yo misma elegí. Pero más que nada, me deshice de la necesidad de darle importancia a la opinión y juicio de otras personas con respecto a mis habilidades y mis decisiones.

Info Extra Interesante:

El Curso de Paulina Cocina: La cena en 30 minutos!

Apps, herramientas y programas que uso para mi día a día [/et_pb_text][/et_pb_column]
[/et_pb_row]
[/et_pb_section]

2 comentarios en “Organización para las mentes dispersas de personas que trabajan desde casa”

  1. Hola. Primera vez que te leo y te juro que me sentí super identificada. Soy de quere tener todo ordenado antes de empezar a trabajar. Muchas de las cosas que decis, por ahí con otros métodos las hago, y, sin embargo, siento que me falta hacer más para organizarme. Ahora que leí esto voy a rever mi rutina para lograr optimizar mis tiempos. Gracias por compartir todo esto! !!

  2. gracias! lo importante, creo yo, es eso que decís, encontrar tu propio esquema. Porque copiar métodos de otros, o esforzarse por hacer algo que realmente no se nos da es ir contra la corriente y termina siendo anti productivo.

    Contame que tal te va! besos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *