Cursos Online para Aprender Marketing Digital, Redes Sociales y Herramientas

Hoy en día casi todos estamos conectados a una pantalla móvil y con internet. La forma del aprendizaje y consumo del conocimiento cambió y es por eso, que adaptándose a las nuevas tecnologías y necesidades, los cursos online son cada vez más potentes y hasta casi, diría yo, le están ganando ampliamente a las clases presenciales.
Claro que no es para todo ni para todos. Hay temas que si o sí se tienen que consumir en vivo y practicarlos, y también, hay personas que aprenden mejor presenciando, que viendo o escuchando.
Yo soy de las últimas. A mí me gusta ver y escuchar. No soy de hacer muchas preguntas, salvo que sean algunas sobre puntos de vista o para terminar de cerrar la idea. Pero cuando no entiendo algo, en vez de preguntar me sale buscar la información y tratar de entenderla por mis propios medios.

Que son Los MooC

Los cursos online son una mezcla de videos, audios y documentos que te dan la información y conocimientos de otras personas para que puedas hacer o resolver algo.

Mooc significa: Massive Online Open Courses y son cursos online Masivos, que comenzaron desde hace una década. Son como material abierto a todo el mundo.
Una de las cosas que tienen los cursos online que capaz no se da tanto en otros, es la capacidad de conectar la información de distintos temas, campos y recursos.
Se aprenden cosas más prácticas (no tan teóricas) y te dan herramientas al instante.
Tiene información mucho más actualizada e interactiva. Te dan enlaces para leer últimas noticias, investigaciones, ejemplos, etc.
En la mayoría podés hacerlos gratuitamente y luego te dan la opción de pagar si querés que te evalúen y te den un Certificado.

Cuidado: puede ser que te anotes en mas cursos de lo que podés consumir. En mi caso, me quiero preparar para algo específico asique me hice un cronograma de cursos y voy haciendo un seguimiento de todos. Es como si estuviese cursando.
Por que me pasó de anotarme a todos los que ofrecían y se veían lindos y obviamente no hacía ninguno.
Ahora tengo un objetivo en mente y voy de a poco.

En esta primera lista, les voy a compartir los que yo he consumido. Luego al final, voy a compartir otros que no he visto, pero que recomiendan o son famosos.

Coursera

Tienen una cantidad de cursos de muchos temas y de varias Universidades estadounidenses conocidas. Yo me he anotado en varios de Marketing Digital.
Te cobran la certificación y evaluación, pero tenés la opción de Auditarlos, que es verlos como “oyente”. Tenés que poner el botón de Inscribirse y abajo dice Auditar el curso.

La mayoría están en inglés, pero muchos con los subtítulos en español.

Hay muchísimos, pero uno buenísimo que estoy haciendo ahora es este: Viral Marketing and How to Craft Contagious Content de la Universidad de Pennsylvania

Ir al Sitio: Coursera

edX

Esta plataforma es del MIT (Instituto Tecnológico de Massachussets) y también como Coursera, tiene muchos cursos de Universidades conocidas.

Ir al Sitio: edX

Facebook y Google

Las empresas como Google y Facebook también están aprovechando que la gente necesita especializarse en sus productos entonces han abierto plataformas de cursos. Acá van:

Facebook BluePrint
Desde lo básico de como se crea una página en Facebook, hasta configuración de publicidades y demás. Todos podemos acceder gratuitamente, y si querés especializarte y certificarte, podés pagar y listo.
Yo hice los básicos de cosas que capaz ya sabia, pero siempre aprendés cosas nuevas. Estan muy buenos y no son largos.

 

En Google hay mucho. Es lo primero que te voy a decir.

Como tienen tantos productos tienen distintas formas de enseñarte a usarlos. Voy a tratar de resumir y poner solo los más interesantes.

 

Google Actívate / Garage Digital

Es como un mismo programa pero para distintas regiones y con distintos nombres. Pero, en algunos hay opciones de cursos que no hay en otros.

Google Actívate: hay uno de Marketing Digital, de Ecommerce y otros bastante interesantes.

Garage Digital

AdWords

Prácticas Recomendadas de Google  Sobre  AdWords

Guía de Estudio para las certificación en AdWords

Academy for Ads : Adonde te podés certificar en publicidad de Google.

Google Analytics

Aprender a estudiar la data es Lo que hay que hacer!

Cursos de Google Analytics 

 

YouTube

es muy bueno!

YouTube Creators

 

Google Primer

Es una app para el movil y está bastante buena. Es básica e interactiva y sirve para cuando estás esperando un turno y no sabés que leer.

 

Cámara Argentina de Comercio y Servicios

Hay sobre varios temas, pero están buenos los de Ecommerce, Técnicas de Venta y Organización. 

 


Consejos!

  1. Apuntense solo en uno o dos cursos como mucho y terminenlo, si es que les interesa.
  2. A veces, para algunos , es mejor tener un espacio donde poder hacer preguntas.
  3. También, por mas que sea de una Universidad reconocida, hay ciertas cosas que la experiencia le gana a la teoría de acá a la Luna.
  4. Por eso, en un próximo post voy a recomendar cursos hechos por gente como nosotras. Emprendedoras. Que no habrá certificaciones reconocidas o no serán gratis (y jamás de los jamases pediría que fuesen asi) hay cosas que solo una que estuvo en el barro las entiende.

¿Conocen algun otro lugar piola donde aprender éste tipo de cursos?

 

 

 

 

 

Los pasos para desarrollar tu página web

 

Durante todo este tiempo que estuve trabajando y construyendo webs para otras personas, fui desarrollando un mini sistema para que cada proyecto se convirtiera en una inversión. Como menciono varias veces al año, una página web es una inversión, no algo que hay que tener por que sí. Pero antes de contarte el por qué, te voy a compartir un proceso que hacía para el desarrollo de una web, una las herramientas de ventas online más efectivas.

1# Desarrollo de la ESTRATEGIA: Las preguntas principales


Un cuestionario con las siguientes preguntas y respuestas.

  1. De que se trata el negocio y que vende.
  2. Para qué necesitas una página web. Los objetivos acá son diversos y no necesariamente únicos ni fijos. Pueden cambiar con el tiempo. Pero el diseño se hace acorde a los objetivos. Si estos cambian, así debería hacer el resto. Los objetivos pueden ser: captar más suscriptores en el newsletter, recibir más consultas en el formulario de contacto, vender los productos, que lean el blog y compartan el contenido, etc.
  3. A quiénes apunta y quiénes son las personas que lo van a visitar. No es lo mismo que tu público sea de tercera edad que adolescentes. El uso no es el mismo.
  4. Qué necesita este público en tu web. ¿Por qué vas a recibir sus visitas? Por ej. Pocque quieren saber la ubicación o el teléfono, quieren conocer a la empresa, leen el blog, informarse de algún producto o servicio que ofrecen, pueden comprar online, etc.

No siempre tu objetivo es el mismo que la razón por la cual tus visitantes van a tu web, la idea es que sí, pero depende de cómo sea tu estrategia de comunicación y marketing. Por ejemplo, a veces necesitás hacer alguna pregunta básica y en vez de perder tiempo enviando un mensaje vía Facebook, preferís revisar la página y encontrar ahí la información.

La idea es hacer un mix de toda esta info y poder desarrollar una estrategia (que no tiene que ser complicada para emprendedores o negocios chicos) que permita unir el logro de tus objetivos junto con los del público. Pero al fin y al cabo, que te responda a vos del a forma que necesitas.

#2 Definición de estilo e imagen de marca

&nbs
Una vez que sabes bien para que querés tu web y cómo la vas a encarar, es importantísimo tener definida tu imagen de marca. A veces piensan que primero una web y después el resto. Pero como ya lo mencioné, no tiene sentido invertir sin tener las cosas bien hechas.

Tener un logo y paleta de colores que representen tu marca. Tipografías, estilo de imagen y demás elementos gráficos (botones, iconos, etc.) que representen, es casi obligatorio definirlos.

Las personas que van a entrar en tu web tienen que sentir que es tuya, que representa tu negocio. Que además, todo lo gráfico revive la esencia de tu emprendimiento.

#3 Armando el esqueleto

Una vez que tenés todo esto, para mí el paso siguiente es hacer dos cosas:

  1. Ver que páginas son las que tiene que tener la web. Por ejemplo, acerca y contacto son obligatorias. Pero un blog o una tienda no siempre.
    Cada página / sección tiene un objetivo. Este es el criterio con el cual se crea cada una. Así también, es más fácil diseñarla y pensar el recorrido que tiene que hacer la persona que lo visita. Entonces, lo primero que yo hacía era un mapa del sitio. Con jerarquías y conexiones. Y después un flujo del recorrido.Por ejemplo ¿Qué pasa si el visitante llega por primera vez a la página principal? ¿Adonde se dirige después? Si mi objetivo principal es que lean mi blog, ¿Cómo hago para enviarlos desde donde llegaron hacia allí? ¿Qué pasa si llega al sitio desde un post de un blog? ¿Qué pasa si llega a una página de venta?
  2. Lo segundo es armar un esqueleto de donde tiene que ir cada cosa, en cada página o sección de la web.  Donde va a estar ubicado el encabezado, el menú, el contenido principal, el pie de página como básico de cada página y luego cada una específica, comenzando por la más importante, la principal. Porque es generalmente la de entrada. Es decir la primera adonde todos llegan.
  • Página principal (home):
  • Acerca
  • Contacto
  • Blog
  • Servicios o páginas de aterrizaje, o de venta.
  • Tienda Catalogo, producto, carrito, checkout
  • Y demás paginas importantes

 

Si bien hay ciertas cosas que van iguales en todos lados (por una cuestión de unificación), cada página tiene un objetivo distinto y se diseña para que así sea. Generalmente es UNO o hasta dos objetivos por página como mucho.  Si no el visitante no sabe qué hacer y por este efecto de análisis parálisis termina haciendo nada.

Por ejemplo, en la página de Acerca no necesariamente es de venta, pero es una de las más visitadas estadísticamente, después de la Home. Entonces lo que se hace es que sea un texto corto y un botón hacia los servicios y asi vas llevando al visitante de la mano y sin complicaciones para que haga lo que ambos desean.

#4 El Diseño y Armado de la Web

Una vez que se arma el esqueleto se diseña el resto, como quedaría en realidad. Generalmente yo lo hacía en Photoshop y no en desarrollo de verdad porque así perdía menos tiempo y era más efectivo.

Una vez que está todo bien, se pasa a desarrollar la web y ahí cada uno la hace en donde más le gusta, aunque yo voy a recomendar en el 98% de los casos WordPress, alojado en tu propio sitio.

Me preguntan siempre por Wix, tienda Nube, Squarespace o demás, y la verdad es que no digo que sean malas pero depende cada caso  y las necesidades de cada uno. Los criterios para evaluar la herramienta son varios (podés leer más acá) Pero el único que para mí responde a todo es WordPress.

#5 ¿Qué diferencia hay entre un diseñador y un programador?

Un diseñador es el que baja de forma visual y gráfica todo lo que la empresa es, representa, quiere mostrar y destacarse y demás. Es el que constituye la imagen de la marca.

Un diseñador WEB es el que adapta esa imagen a una página web.

Un desarrollador WEB, es el que la implementa. Sabe e implementa el código (que no es lo mismo que programación pero el concepto se usa igual y puede que sepa como que no) para que se pueda armar y mostrar en internet.

Hay millones de otros roles que pueden ser parte del desarrollo de una página web. Y eso depende en que grande sea la empresa que las hace, cual sea su publicó y demás.

Pero en teoría, alguien que diseña una web mínimo tiene que saber conceptos básicos del marketing online, usabilidad y experiencia en usuario. Para mí, no tiene que ser un recibido ni un master, pero tener noción mínima de cómo funciona y se usa una web. Que cosas hacen que venda y que cosas no.

Incluso me parece hasta más importante que una web sea solamente “linda”. Me ha pasado que hay webs muy bellas pero no consigo encontrar lo que necesito y al final tiene el efecto contrario.

Por el contrario, he estado en sitios webs que parecieran que se diseñaron casi con el comienzo de internet y sin embargo logro hacer lo que necesito. Es un trabajo en conjunto.

 

¿Estás pensando en armar una página web? ¿Qué dudas tenés?

Si ya la tenés, ¿funciona como esperás?

 

 

Los gestores de tareas y proyectos

Si querés conocer a alguien que ha probado casi todas las herramientas online gestionadoras de tareas, proyectos y demás, te cuento que es la misma que está escribiendo esto.

Capaz por mi ineficiencia a la hora de organizarme o por mi obsesión por herramientas que te liberen tiempo, o ambas. He probado varias con el fin de tener todas las ideas en mi cabeza ordenadas. He entendido que ninguna herramienta hace magia y ninguna es 100% perfecta, eso lo sabemos todos (y si no, ya es hora). Lo que si hay que comprender es que es importante saber cómo uno funciona, para después saber que herramienta (o conjunto) es la que se adapta.

¿Que son los gestores de tareas y/o proyectos y para qué sirven?

Son aplicaciones web (o algunas se pueden descargar en la computadora y se llaman “para Desktop”) que te permiten ingresar texto y ordenarlos en forma de lista de tareas.

Te aparecen en una lista que podés interpretar como “cosas para hacer” y tildarlas, así desaparecen cuando ya las completaste.

Algunas con más funciones que otras, la mayoría te permite ponerles fechas, recordatorios, agregarles notas, y subtareas. Organizarlas por temas, o proyectos, etc.

Hay herramientas están creadas para trabajar en equipo y gestionar proyectos. Adonde, además de lista de tareas, tienen otras funciones como comentarios, etiquetado, compartir archivos, ratings, chat, inbox, etc.

De todas las herramientas que probé éstas fueron las que más me gustaron, uso, o me sirvieron en momentos específicos.

Wunderlist: es un gestor de tareas y si bien tiene opciones para poder trabajar en equipo, para mí es genial para uno solo. Es simple pero a la vez tiene varias funciones como por ejemplo: armar carpetas o grupos de listas. Sublistas (o sea tareas adentro de tareas), recordatorios, etc. Además se sincroniza muy muy bien con la app del celular, pero lo mejor de todo es que es súper rápida para agregar nuevas tareas. Uso la versión gratis y por el momento no necesito nada más.

Asana: para mi esta es lo más de lo más para organizar proyectos. Me ha servido muchísimo para trabajar con otras personas. Es súper fácil de entender cuando necesitas que otra persona (que no la usa) comience a gestionar el proyecto con vos. Me gusta porque tiene una especie de chat para hablar de cosas random, y también tareas y subtareas y cada una con la opción de comentar. Se puede etiquetar y compartir. Lo mejor de todo es que es gratis hasta 15 personas.

Trello: Este no lo uso y no lo usé mucho para cosas personales, pero lo pongo porque me gusta como es el concepto. Está pensando en tarjetas y se ordenan verticalmente. Entonces para cierto tipo de proyectos es muy útil. Tiene muchas funciones (aunque no todas las que a mí me gustarían) y es gratis.

Gestores de Proyectos

 

Asana: ya hablé de este más arriba. Para gestionar proyectos para mi es lo más de lo más .

Basecamp: Cuando tenía proyectos de Diseño Web este para mí era espectacular. Prefería pagar los 20usd por mes y perder menos tiempo. No tiene tantas funciones (hasta ese momento)  como por ejemplo Asana, pero era lo que yo necesitaba para gestionar tareas mías y del resto, subir archivos, comentar y chatear. Y su casi similar en versión gratis: Freedcamp

 

Podio: este es muy lo más. Si lo organizas bien es un gestor para todo. Desde llevar la administración y contabilidad de tu emprendimiento, hasta gestores de proyectos. Pero, hay que poner horas culo para poder armarlo como uno quiere. Lo más difícil es ver como uno quiere organizar todo y después como adaptar esto a tu sistema mental. Yo deje de usarlo porque me pareció demasiado grande para lo que yo necesitaba. Comencé a usar (con el mismo sistema de organización) Airtable.

Uno en el medio que se puede usar para todo

 

Airtable: como todos, son bases de datos (en lenguaje casero: planillas de Excel) y que te permiten visualizar de distintas formas. También, con comentarios y la posibilidad de crear un formulario mejor estéticamente que se va guardando en las bases. Además tiene colores lindos.

 

Evernote: este es como una agenda online y forever. Guarda notas, y las podes agrupar en libretas, con etiquetas. Guardar pdf, audios, imágenes, todo. Podes buscar lo que necesites, y te busca hasta dentro del mismo pdf. Por ejemplo, tengo ahí guardado  desde los datos del seguro, hasta que tiene cada caja que guarde en el entretecho. (Este año debería haber puesto adonde deje el arbolito porque puede que haya pasado un tiempo hasta que me acuerde).

Podes agregar la extensión en el navegador y guardar datos de páginas que compartiste (por ej., solo el texto, el enlace o la captura de pantalla), podes guardar desde el celu y se sincroniza en todos los dispositivos que tenés.

 

Google Keep: es lo mismo que evernote pero de google. Soy súper fan lover de todo lo que sea de Google y este lo intente usar, de hecho tengo varias cosas ahí. Pero creo que me quedo con Evernote. Especialmente porque ya estoy acostumbrada y por la forma de organizar que tiene. Pero es muy bueno igual. Mucha gente se ha pasado de Evernote a este y no lo cambia. Es más liviano eso sí.

 

 

Les comparto estas apps porque como decía, no hay ninguna perfecta y hay tantas variantes como formas de organizarse. Hay muchas y lo primero que hay que saber es que una no se tiene que adaptar a la herramienta si no que, conociéndose como una se organiza, cual nos viene mejor.

Si necesitan orientación, me pueden escribir que la info me rebalsa en esta pequeña capocha y necesita ser descargada con alguien.

En una próxima entrada sobre este tema, les voy a contar el último capítulo de cómo me organizo día a día. No solo que apps uso si no con qué criterio y como.

El perfil de cliente para tu emprendimiento.

Otro de los aspectos básicos que tenemos que tener en cuenta en nuestro emprendimiento es poder definir a quien le estamos vendiendo.

En unos posts anteriores hablé sobre cambiar nuestra forma de ver las compras como intercambio de soluciones y necesidades y no solamente un ofrecimiento de lo que a nosotros nos parece. Pero esa visión sola está incompleta si no tenemos definido primero a quiénes nos vamos a enfocar con lo que nosotros hacemos.

Lo que hoy quiero contar es esto que llaman perfil del cliente, también a veces mezclan y lo llaman público, segmento o nicho de mercado, cliente ideal, etc. Pero antes es importante aclarar y lo voy a repetir una y otra vez que la teoría que se enseña en la universidad, los conceptos de libros y profesores acá no me sirven. Están muy bien en el ámbito académico, en el corporativo pero a nosotras, las emprendedoras, nos aleja. Acá estamos siendo personas, mujeres, emprendedoras que venden, negocios unipersonales (que no tienen la intención de maximizarse), pero por sobre todo, mujeres orquestas autogestionadas.

Por eso quiero bajar la info a hacerla práctica. Los conceptos que yo brindo son los que generé con un poco de teoría que tengo (y siempre alimento) pero más que nada con la experiencia. Que al fin y al cabo es lo que vende. Si esto es lo que me funcionó es lo que vale.

¿Qué es este perfil de cliente?

Se habla de un perfil, pero es el conjunto de características similares que tiene un grupo determinado de personas, que son los que te compran.

¿Para qué sirve?

Si vos sabés quiénes son tus clientes, como son, adonde están, qué intereses o necesidades tienen, podes conectar mejor con ellos. Y al conectar me estoy refiriendo a crear una unión, el intercambio, es decir, lo que vos vendés se lo ofrecés a personas que sabés que lo necesitan. Por ende, te compran.

¿Porque es importante para tu negocio?

  • Definir a nuestro “cliente” te va a ayudar a crear productos y servicios especialmente enfocados en ellos.
  • Vas a saber bien de qué forma servirles, crear más variedad de productos y tus clientes te van a elegir porque saben que vos las entiendes. Que realmente sabes lo que están necesitando.
  • Te posicionas en ese rubro segmento
  • Sabes adonde “están”, en que redes sociales, en qué lugares, ámbitos, y no perdés tiempo en lugares en los que no. Conoces como llegarles
  • Lo mismo con la publicidad. Invertís en lugares donde sabés que realmente están y no perdés dinero pagando por lugares en los que no. Por ejemplo: en mi ciudad hay dos diarios importantes. Los leemos todos. Pero si yo quiero publicar algo específico, prefiero gastar en una revista especializada que en algo que va para todos. O en Facebook que puedo segmentar directamente.

 

Contras de no definirlo

Supongamos que vos decís: “Yo voy a vender a todos”. El que compre tu producto o servicio va a ver, sentir y recibir algo genérico. La gráfica, los textos, la comunicación también.

Pero hay algo más importante ¿Cómo se sentirán cuando te compren tu producto diseñado “para todos”?

Lo explico con un ejemplo:  Yo hago ejercicios con apps en el teléfono. Probé varias, pero una de las primeras que usé y pagué suscripción fue Freeletics. Me encantaba. Sin embargo, al tiempo la dejé de usar. Terminé confirmando por qué cuando me enganché con otra. Con la de Kkayla itsines.

Freeletics, estaba diseñada por hombres y enfocada principalmente en ellos. Los ejercicios no tenían tiempo, solo cantidad exorbitantes de repeticiones y te impulsaban a terminarlas a como dé lugar. Tardes 15 minutos o 2 horas. Los mensajes iban a ganar, a superarte a vos mismo, a ser fuerte. Que está muy genial, pero la verdad es que yo quería seguir haciendo ejercicios y no sentir que era una vaga por terminar un ejercicio antes porque no llegaba a seguir respirando. Además, Su imagen, su estilo, estaba muy bien cuidado, pero su mensaje conmigo no llegaba, no conectaba.

En cambio con Kayla sí. Me di cuenta que el producto que me vendía (la guía de ejercicios o la app) me hablaba a mí. A mí como mujer, como mamá con poco tiempo, como persona que sufría la inconsistencia y la baja estima con respecto a mi cuerpo. Y no necesariamente con los colores, pero el estilo, el mensaje estaba enfocado en alguien como yo. Se notaba que conocían muy bien a su tipo de cliente.

Ambas aplicaciones apuntaban a lo mismo. Tener un entrenador personal en tu móvil para que puedas hacer ejercicios adonde quieras. Pero no se enfocaban en el mismo tipo de cliente. Ambas son súper exitosas, pero en su segmento.

 

¿Qué viene primero? ¿El huevo o la gallina? ¿El perfil o los ofrecimientos?

Es como una duda bastante grande, qué definir primero, pero en lo que yo he conocido hasta ahora, he visto que hay de todo:

  • Han habido negocios que han comenzado ofreciendo un producto a todos, casi inconscientemente, y luego se han perfilado por enfocarse a cierto grupo de gente.
  • Hay personas que crearon sus negocios especialmente para cubrir las necesidades de cierto grupo de personas.
  • Hay emprendimientos que han comenzado con la idea de crear para cierto grupo de clientes, con quiénes se sentían más conectados, y luego crearon sus productos, o también, viraron hacia otro grupo de personas.

No hay una regla, especialmente en negocios que hoy están funcionando, que te pueda decir que es lo que hay que hacer. Claro, los académicos te van a repetir de libro “la regla”, lo que se dice que hay que hacer, por estudiosos. Pero la realidad y la práctica es otra.

Lo que sí creo es que en todo momento hay que plantearse esto: Quién es la persona a  quien sirvo. Quien es la persona que necesita mis productos o a quien quiero ayudar. Quién es el grupo de gente que ya me está comprando y se identifica con lo que ofrezco.

 

Definir a tus  clientes

Como mencionaba en el punto anterior, para mí, no hay una regla de que vaya primero. Pero que es importante hacerlo, lo es.

El primer filtro es el “hard”, el demográfico. Las características más simples y medibles. Sexo, edad, ubicación, ingresos y algún que otro más que no me acuerdo ahora.

Pero después está el “soft”, el que es por intereses, necesidades, temporales, etc.

Supongamos que me estoy enfocando solamente a mujeres madres.  En el amplio espectro universal tenemos:

  • Madres que acaban de tener a su primer hijo.Madres de mellizos
  • Madres que acaban de tener a un segundo hijo/a.
  • Madres adolescentes.
  • Madres solteras
  • Madres con hijos adolescentes
  • Madres con hijos adultos
  • Madres que tienen hijos con alguna enfermedad
  • Madres con hijos con capacidades diferentes.
  • Madres que perdieron a sus únicos hijos.
  • Madres que perdieron a un hijo y tienen más.
  • Madres abuelas, o abuelas madres.
  • Madres adoptivas.
  • Madres con cáncer o alguna enfermedad grave.
  • Madres no videntes, o algún tipo de restricción similar.
  • Madres con impedimentos físicos.
  • Madres que también tienen niñeras.

¿ Todas las que nombré son madres? Sí. Pero ¿Qué pasa si mi emprendimiento es sobre productos para niños desde una visión de la crianza con apego? ¿A qué tipos de madres sí les beneficiaria mi contenido y a quiénes no? Exacto. Por más que sean madres y hable de crianza o de niños, no a todas las serviría. ¿Por qué? Porque a pesar de tener un denominador común, todas tienen necesidades diferentes.

Y  más allá de eso, algo muy importante es saber con quienes a vos te gustaría trabajar. Con esto no quiero decir que no le vas a vender a ese grupo que dijiste que no querías. No, si viene alguien a comprarlo es porque lo necesita o lo quiere, listo. Me refiero a que todo lo tuyo va a ir enfocado en un grupo con el que vos te sientas más cómoda. Casi siempre es con gente que es como una, con los mismos principios, valores, criterios, necesidades, etc.

Como definir a tu cliente

  • Si vos no empezaste todavía o estás en los comienzos y se te ocurre algo que podría funcionar, podés hacer una lista de a quiénes les podría servir y por qué.
  • Si ya estás con tu negocio andando, podes hacer un grupo de las características más comunes entre tus clientas.
  • También, otro ejercicio que hacen es enfocarse en una clienta en especial y perfilarla.
  • Otros, a veces, hacen un perfil inventado. Es decir que se imaginan como sería su cliente ideal y perfecto.

 

No importa cómo lo hagas, nunca va a terminar de estar perfecto y muchas veces vas a cambiar. Yo al principio me enfocaba solo en mujeres que sean madres. Hoy me enfoco en mujeres que pueden no ser (ni querer) ser madres. Pero que compartimos la misma necesidad de autogestión y libertad anímica.

Te sugiero que sigas leyendo acá para ver preguntas más específicas de como “perfilar” a quiénes querés que te compren: Como definir tu Público

 

Más artículos para seguir leyendo:

Cuál es la razón por la cual se hace negocio: Necesidades. Soluciones. Intercambio

Cuando sea grande quiero ser como Kayla Itsines

 

Organización para las mentes dispersas de personas que trabajan desde casa

Uno de mis primeros cursos online era sobre organización en la casa, se llaman Minimalismo en Casa y durante 12 semanas, atacábamos un lugar especial. Mucho antes de Marie Kondo y demás. Las personas que me conocen se van a reír mucho de mí.  Porque dicen que no soy para nada organizada. Pero la verdad es que se vendió bastante y a muchos les gustó, especialmente porque estaba hecho por alguien que realmente sufría la desorganización. No se me daba naturalmente, entonces me permitía conectar desde el mismo “dolor” con el resto.

A ver, la inteligencia espacial la tengo muy desarrollada. No es que carezco de sentido de la organización.  Lo que me juega en contra es el híper análisis de todo. Y que además me aburro muy rápido.

  1. Querer que cada cosa o espacio tenga un criterio útil de uso, así luego es más fácil y rápida la búsqueda.
  2. Mi necesidad de hacer las cosas una sola vez y bien. Me frustra tener que hacer las cosas más de una vez.
  3. Mi frustración porque sé que me va a llevar mucho tiempo (especialmente por esto del híper análisis).
  4. Mi necesidad de tener las cosas ordenadas. Porque sé que así puedo pensar mejor y más claramente. No es que solo lo que creo, lo necesito. Por ejemplo: para empezar a cocinar si o si tengo que tener los platos y la cocina limpia. Si no, no me organizo bien.

Es una combinación fuerte, que termina generando el efecto contrario: Parálisis por análisis.

Envidio a la gente que no piensa tanto y hace. De verdad. Intento hacerlo siempre, pero me supera. Por eso, he usado distintas estrategias para poder mantener el orden en mi casa y personal.

Hace unas semanas compartí que apps y herramientas usaba en el día a día. Hoy te muestro cómo las uso, con qué criterio y como las he adaptado a mi propio uso.

Mis micro sistemas de organización

Agenda

Uso el Bullet Journal desde hace un año sin cambiar ni entusiasmarme por otros sistemas más brillosos. En serio. Hay personas que tenemos problemas con esto.

Me gusta que no me caso con ninguna estructura, aún con la misma organización del bullet journal. De vez en cuando cambian mis necesidades y esto me lo permite.

Me sirve muchísimo escribir. Ya explique cómo uso el bullet journal acá. Sin embargo, cuando estoy fuera de casa anoto todo en el Wunderlist. Lo hacía en las notas del mismo celular, pero con esta app se sincroniza en la compu y en el celu. Es súper liviana y ágil.

Como no uso cartera, lo único que llevo es el celular y a veces la billetera (si es que no tengo bolsillo para el billete o la de débito).

Todas las semanas dibujo la tabla de horarios. Si bien muchas actividades se repiten y me sé los horarios de memoria, necesito hacer ésto regularmente. Voy anotando las que se agregan y puedo ver los espacios vacíos.

Uso el google calendar para las actividades en que tengo que cumplir horario. Por ej.: turnos de Dres., actividades de los niños, alguna reunión especial, etc.

Celular

Sé que todos se quejan de su adicción y tal. La verdad es que el uso que le doy al celular no me jode. Sea mucho o poco, sea adictivo o no. No me molesta estar sin celular, especialmente si estoy con mis hijos. Porque lo más importante está conmigo asique no me interesa nada más. Sin embargo, sí lo uso cuando estoy con ellos. A veces se quejan sí, pero para mí es una herramienta de trabajo, una herramienta de comunicación, un dispositivo para una desconexión que necesito regularmente.

Levantarme temprano y establecerme horarios

Hace un par de años había comenzado a despertarme a las  5.30 – 6. Me encantaba. Luego dejé una semana y nunca más pude hacerlo así casi naturalmente. Pero hoy lo tengo que hacer si o si para llevar a mi hijo a la escuela.

Ponerme horarios (casi fijos) para trabajar. Generalmente es de 8 a 11am y de 14 a 17. Pero si algún día no puedo, otro lo recupero. No me frustro con esto pero trato de cumplirlo y más que nada defenderlo. Entendí que nadie lo va a respetar si yo misma no lo hago.

Por ej. A la tarde mi hijo está libre. A veces me pide ir a comprar los materiales de la escuela, o que lo lleve a lo de un amiguito. Podría re hacerlo, pero digo que no. Es mi horario de trabajo.

Si un día tengo un acto o simplemente tengo ganas de irme a tirar al rio a comer sándwiches, lo hago.  Sé que yo  misma no me abuso de esto. Porque afloró la responsabilidad (de esto más adelante porque da para tema mas largo).

Organización de las comidas y la limpieza de la casa

Casi todos los domingos pongo en un papelito los días y anoto que comidas voy a cocinar esos días. Me hago una lista de que cosas tengo que comprar y solo compro eso. Me puse un presupuesto para gastar por día y hay semanas en que puedo ir varias veces. No me molesta. Prefiero ir más veces, pero gastar menos.

Casi siempre, los lunes son de milanesa. Las carnes van al mediodía, a la noche algo más liviano. Este año hice más sándwiches y omelettes.

Con respecto a la organización de la limpieza que ¡ojo! limpiar no es lo mismo que ordenar. Durante muchos años sufrí con esto, hasta que me saqué de encima los prejuicios que:

  1. Una mujer, mamá o quién sea, debe saber limpiar su casa. Y no solo saber, si no tener y  querer hacerlo. Y si no quiere, lo tiene que hacer igual.
  2. Que contratar ayuda con la limpieza es para determinado nivel de ingresos, estilo de vida o tiene que estar justificado porque trabajas todo el día.

Una de las mejores cosas que hice para mí, para mi casa, y especialmente para mis hijos es contratar ayuda con la limpieza. Viene una vez por semana 3 hs. Y la tranquilidad mental y emocional que me da es impagable.

Hay pocas cosas que hago yo que me permiten sentir que vivo en un lugar as ordenado y limpio. Trato de mantener durante la semana:

  • Vivo en calle de tierra y tengo animales, asique barro varias veces al día.
  • Ventilo con las ventanas abiertas todo el año. Aun cuando nieva.
  • Me hago la cama todos los días (desde que me di cuenta el beneficio mental que me da tenerla hecha, lo hago sin problemas)
  • La ropa me acostumbré a guardarla y no tener nada en los pies de la cama. Excepto una sola gata (de los 3 que tengo) que es su lugar.
  • Comencé a comprar lavandina. Nunca la quise usar por varios motivos (ecológicos, funcionales, infantiles, etc.). Es increíble como limpiar con eso ya de por si te da la sensación de que está limpio. Sea verdad o no, el posicionamiento que tiene es genial.
  • Acepte de una vez por toda la sugerencia-regalo de mi mama por el lampazo y el baldecito ese escurridor. Vez numero mil que le di la razón. Incluso la llame para decirle que gracias por eso.
  • Me deshice de muchas cosas. Muchas. Cada tanto hago limpieza. A veces vendo, otro regalo (para que otros vendan) y otras veces dono.

Lo que más sufro son algunos lugares que no uso a diario y que si se despelotan priorizo otras cosas antes de ponerme a ordenarlos.

Conocer mi propio ritmo, ciclos y momentos

Por último, después de todo esto que de tan solo leerlo puede dar ansiedad. Puedo decir que hay algo que ningún sistema, ni consejo, ni obligación superior va a hacernos organizar mejor que el autoconocimiento. Comencé a darme cuenta que tenía ciclos. No solo los menstruales. Otros. Todavía no identifico con qué se dan, si es la luna o que. Pero hay momentos (pueden ser desde un solo día hasta semanas enteras)  en que estoy súper motivada a limpiar y ordenar. Y otros que no, que por más que me fuerce y me obligue (porque lo he hecho) no consigo terminar nada.

Esto se llama: Ir con la corriente propia. Y entre eso y la creación de mis propios sistemas, me ha hecho sentir mejor conmigo misma y especialmente con la vida que yo misma elegí. Pero más que nada, me deshice de la necesidad de darle importancia a la opinión y juicio de otras personas con respecto a mis habilidades y mis decisiones.

 

Info Extra Interesante:

El Curso de Paulina Cocina: La cena en 30 minutos!

Apps, herramientas y programas que uso para mi día a día

El camino del Emprender

Así como haberme convertido en mama dio un giro de 180 grados a mi persona, el camino de emprender también.

Voy reflexionando y aprendiendo. Escribiendo y compartiendo. Porque también, después de indagar mucho, sé que algo que me permite seguir haciéndolo es compartir mi visión con el resto.

 

 

Si hay algo que me encanta es analizar, reflexionar, y muy por sobre todo, compartirlo, ya sea hablando o escribiendo. También disfruto mucho de escuchar a otras personas sobre sus experiencias personales de situaciones similares a las mías. Por eso te pido, que me cuentes ¿Qué otras cosas más aprendiste hasta acá en tu camino emprendedoril? Podés dejarme en los comentarios o enviarme un mail desde el formulario de contacto.